Lo que debes saber para abrir una franquicia en España

Paula García -

Restaurantes, supermercados, cafeterías, tiendas de ropa... cada vez son más las empresas de distintos sectores que apuestan por el modelo de franquicia para su crecimiento y expansión en nuestro país. Pero para que haya una franquicia también es necesaria la presencia de un autónomo que decida poner en marcha esa franquicia, probablemente alentado por los muchos ejemplos de franquicias de éxito en España. Pero, ¿sabes qué necesitas para abrir una franquicia en nuestro país y cómo hacerlo?

Montar tu propia franquicia

Ventajas de abrir una franquicia

Si estás barajando ser autónomo o franquiciado debes saber que las ventajas de las franquicias son innumerables, empezando por el acceso a la experiencia y las tecnologías de la matriz, que nos asesorará al principio y nos ofrecerá una asistencia y formación continuas mientras dure nuestra relación comercial. Contaremos con acceso a sus métodos operativos, administrativos o comerciales en todo lo relacionado con bienes y servicios, además de a sus instrumentos y servicios de márketing y publicidad. El hecho de contar con ese nombre detrás es todo un plus a la hora de darnos a conocer.


Al formar parte de un negocio acreditado se reducen los riesgos y la incertidumbre que siempre acompañan a la apertura del negocio. Sabemos que ha funcionado con anterioridad, y si hemos elegido bien la ubicación tenemos muchas garantías de que será todo un éxito si además ponemos todo nuestro empeño y buen hacer en ello. Aunque muchas veces haya que pagar un cánon de entrada, se trata de una inversión mínima y mucho más baja que si abriésemos nosotros nuestro propio local partiendo de cero, y la inversión será más rentable y menos arriesgada que si no contásemos con el apoyo de esa marca franquiciadora.

Cómo abrir una franquicia

Lo primero de todo será tener claro si quieres emprender a través de una franquicia es elegir el sector. Si tienes experiencia en él, por ejemplo en el de la restauración, no te costará nada encontrar una buena franquicia de éxito dispuesta a abrir un nuevo local. Y ese sería el segundo aspecto a tener en cuenta, elegir un buen local para la franquicia. Según la franquicia y el sector tendrá que cumplir con una serie de requisitos (superficie, ventilación, ubicación, etc.). Por suerte, hay franquicias que tienen un catálogo de locales disponibles.

Una vez solucionadas estas dos cuestiones llega el momento de ponerse manos a la obra. Desde la matriz de la franquicia te ayudarán a poner en marcha el negocio, el resto es cosa tuya: contratar al personal necesario para que la cosa funcione, ofrecer el mejor servicio posible a los clientes para fidelizarlos y, en definitiva, conseguir que el negocio triunfe. Muchas franquicias celebran de vez en cuando sesiones informativas sobre sus proyectos, y también podemos contactar directamente con ellas y explicarles nuestra idea de negocio.

Consejos para abrir una franquicia

El primer paso que debes dar es diseñar un plan de negocio, y está estrechamente ligado a lo que hemos visto en el punto anterior: elegir sector, franquicia, fijarnos unos objetivos, cerrar o buscar la inversión y financiación, etc. También es interesante contar con un asesor legal que nos ayude a resolver dudas y a gestionar el papeleo, comprobar que cumplimos con los requisitos que exige el franquiciador, etc. De esta manera tendrás la certeza de que el acuerdo entre ambos tiene las mejores condiciones para triunfar.

Otro aspecto muy importante es que consideres al franquiciador como un socio, y no como un mero proveedor. De esta manera actuarás en busca del beneficio para ambos, y el modelo de negocio se verá reforzado. Por último, aprende a trabajar en equipo. El éxito de cualquier franquicia se basa en la capacidad de trabajar en equipo de todos sus protagonistas, desde el franquiciado hasta el último empleado que tenga. El trabajo duro es importante, pero el colectivo todavía lo es más.