Concurso de acreedores

Un concurso de acreedores es un proceso judicial que tiene lugar en el momento en el que una empresa o un autónomo no puede hace frente a las deudas. La ley que regula en España está situación es la Ley Concursal. Aunque en esencia son lo mismo, el concurso de acreedores puede solicitarlo alguno de los afectados (empresas o personas que no cobran una deuda) o bien, puede ser un concurso de acreedores voluntario cuando quién lo solicita es el propio deudor.

¿Qué es un concurso de acreedores?

concurso-de-acreedoresEl concurso de acreedores como definición es el procedimiento legal que se produce cuando una persona física o jurídica se encuentra en una situación de insolvencia y no puede pagar las deudas que acarrea. El concurso de acreedores es una herramienta que tiene por objetivo la continuidad de la empresa y, para ello, se encarga de buscar soluciones para poder hacer frente a las deudas y salir adelante.



El procedimiento del concurso de acreedores se encarga de organizar las finanzas del concursado para conseguir, por un lado, que el mayor número de acreedores cobren lo máximo posible, y por el otro, que la empresa pueda sobrevivir. Para declarar una empresa en concurso de acreedores se debe demostrar la situación de insolvencia.

Fases del concurso de acreedores

En un concurso de acreedores existen varias fases de procedimiento:

  • Declaración de concurso: se pone en conocimiento de la administración concursal los créditos y los acreedores, y se publica en el Boletín Oficial del Estado (BOE) un mes después de haberlo declarado.
  • Administración concursal: se nombra a los administradores y se rinden las cuentas oportunas.
  • Determinación de la masa activa: los bienes y derechos de los acreedores, incluidos los necesarios para el desarrollo de la actividad. Estos deben ser liquidados prioritariamente. Se clasifican entre los privilegiados, tanto especiales (en general, los garantizados con algún derecho real) como generales (tributos, cuotas a la Seguridad Social, etc.) y los ordinarios (los que no se encuentren calificados como privilegiados).
  • Determinación de la masa pasiva: estos son los créditos contra el deudor y se deben graduar y clasificar.
  • Convenio o liquidación: se formula una propuesta de convenio para el pago de los créditos que debe aprobar un juez. Esta propuesta puede contener "quitas", es decir, reducciones en la cantidad a cobrar, o "esperas", o lo que es lo mismo, aceptar una demora en el cobro de lo adeudado.
  • Calificación y efectos del concurso: el concurso se da por terminado en el momento en el que los acreedores están de acuerdo con el convenio y se refleja en la sentencia. Se ejecuta a través del pago o la consignación de los créditos reconocidos u otro acuerdo con los acreedores. También puede darse una liquidación, cuando es la única forma de que la persona o empresa insolvente deje de generar más deudas.

Más información sobre el concurso de acreedores: