10 Novedades sobre la nueva Ley de Startups para emprendedores

psisternas -

Una de las últimas novedades que nos dejó 2021 fue la aprobación de la Ley de Startups. Una ley muy esperada, especialmente por los emprendedores y que afecta a muchos autónomos. Sin lugar a dudas, la posibilidad de acogernos a las ventajas fiscales de tres proyectos distintos como máximo -ya sea de forma simultánea o consecutivamente- y la exención de tres años en el pago de las cuotas de autónomos es lo más destacado, pero la nueva Ley de Startups incluye otras novedades que deberías conocer.


Claves nueva ley startups

wutzkohphoto || Shutterstock

Así funciona la nueva Ley de Startups

Lo primero que debemos mencionar de la Ley de Startups es el protagonismo que otorga a ENISA, la Empresa Nacional de Innovación. ENISA será la única encargada en decidir si una empresa es una startup o no, y como tal se puede acoger a este Ley. Esta empresa pública actúa como ventanilla única. Lo que no aclara la nueva normativa es la definición de “carácter innovador”, una condición indispensable para acogerse a la Ley de Startups. Según la normativa, una orden ministerial será la encargada de definir este concepto.

Y... ¿quién podrá acogerse a la Ley de Startups? El primer requisito es que la empresa tenga la sede social y más del 50% del empleo en nuestro país. Además, debe tener una existencia máxima de cinco años -siete en los sectores de la biotecnología y la industria- y no estar cotizadas ni haber repartido dividendos. La última condición para acogerse a la Ley de Startups es facturar menos de cinco millones de euros. Cualquier empresa que cumpla con estos cuatro requisitos podrá aprovechar los beneficios fiscales de esta ley.

Beneficios fiscales de la nueva Ley de Startups

A continuación te presentamos las principales novedades de la Ley de Startups. Las cuatro primeras son medidas relacionadas con los beneficios fiscales a los que pueden acogerse las startups, se crean dos nuevos organismos públicos y tenemos una serie de medidas para simplificar los trámites burocráticos:

  1. Rebaja en el Impuesto de Sociedades: se mantiene la rebaja del 25% al 15% durante los primeros años de vida de la startup
  2. 3 años sin cotización: si el emprendedor compagina su startup con un trabajo por cuenta ajena, los tres primeros años no deberá cotizar como autónomo
  3. Stock options: su exención se eleva a 50.000€
  4. Inversiones hasta 100.000€: se eleva al 50%, con un tope de 100.000€, las inversiones realizadas en las empresas de nueva creación
  5. Dos nuevos organismos públicos: por una parte, la ventanilla única para el emprendedor dará acceso a ayudas e información; por otra parte, el Foro Nacional de Empresas Emergentes pretende fomentar el diálogo dentro del sector
  6. Sandbox regulatorios: se impulsan los entornos de prueba para que se puedan incorporar nuevos modelos de negocio
  7. Fin de la obligación de pagos fraccionados, tanto en el Impuesto de Sociedades como en el de No Residentes
  8. Supresión de aranceles notariales para la creación de la nueva empresa
  9. Inversores extranjeros: por una parte, se suprime la obligación de que obtengan un Número de Identificación de No Residente. Por otra parte, podrán operar con un NIF, eliminando la necesidad de sacarse el NIE para hacer una inversión aislada
  10. Visados especiales: dirigidos a emprendedores y trabajadores de empresas extranjeras que se quieran instalar en España

Hay que tener en cuenta que, a pesar de la incertidumbre generada por la situación derivada de la pandemia de la COVID-19, la inversión en startups no deja de batir récords. En 2021 se invirtieron más de 3.000 millones de euros, triplicando de largo el récord de 2018. Con la aprobación de esta Ley, el Gobierno pretende incentivar la creación y el desarrollo de este tipo de empresas en nuestro país.

¿Te ha servido de ayuda?