Herramientas de ahorro para autónomos

psisternas -

Ahorro y autónomos. Son dos palabras que sobre el papel tienen una difícil convivencia, pero que a la hora de la verdad pueden ir acompañadas. Cada trabajador por cuenta propia tiene sus propias estrategias de ahorro, desde la supresión de los gastos hormiga a una gestión eficiente de recursos o la creación de fondos de ahorro. Vamos a conocer un poco mejor las herramientas de ahorro para un colectivo como el de los autónomos que a menudo tiene dificultades para conseguirlo.

Soluciones de ahorro para autónomos

Freedomz || Shutterstock

Soluciones para ahorrar como autónomo

Una de las claves para ahorrar como autónomo es saber en qué gastamos el dinero. Para ello, es interesante contar con herramientas de ahorro para autónomos que simplifican una serie de tareas y, por lo tanto, suponen un ahorro de recursos.

1. Aplicaciones de control de gastos

En un mundo donde tenemos una aplicación para cualquier cosa que nos propongamos, no podemos pasar por alto las apps para autónomos de ahorro o control de gastos que podemos descargar en nuestro móvil o tablet. Incluso herramientas gratuitas para el control de los gastos hormiga como esta de Calcuworld que nos puede indicar el impacto que causan estos gastos a final de mes. También hablamos de aplicaciones como Fintonic, Mint, Monefy, Wallet o Spendee, entre otras muchas. Te la puedes descargar gratis en Android e iOS, y con ellas es fácil llevar un registro de todos los gastos e ingresos. La alternativa analógica es hacer este seguimiento con papel y boli.

2. Software para mejorar la gestión de los presupuestos

Otra solución digital para cuidar tu salud financiera que no podemos pasar por alto son los software para hacer presupuestos. Son los sustitutos naturales de las clásicas hojas de Excel con las que cualquier autónomo empieza a controlar sus finanzas. Sirven para diseñar presupuestos, incluyendo ingresos y gastos, facilitando el seguimiento de cada proyecto. Con ellos se evitan las fugas de capital fruto de un mal presupuesto, optimizando los recursos y ahorrando dinero. También podemos utilizar las apps de control de gastos para asegurarnos que cumplimos con el presupuesto.


Plantilla Excel de control de gastos e ingresos para empresas y autónomos

3. Finanzas personales vs finanzas profesionales

Ser capaz de separar la economía personal de la profesional no solo es una buena forma de ahorro, también nos ayuda a protegernos en época de vacas flacas. Por eso, muchos expertos recomiendan a los autónomos tener dos cuentas bancarias, una personal y otra profesional. Parte de cada cobro irá destinado a cada cuenta. La profesional se utilizará para los pagos relacionados con la empresa (cuotas, alquiler y gastos de la oficina, material) y la otra para todos tus gastos personales.

Del mismo modo que tenemos cuentas bancarias, también es interesante tener una tarjeta bancaria profesional. No todos los autónomos necesitan una, pero aquellos que acostumbran a utilizarla sí que deberían solicitarla al banco. La razón es muy simple: facilita el seguimiento de los gastos relacionados con la actividad profesional. Y no solo puedes controlarlos, también será más fácil justificarlos a la hora de deducirlos en el momento de hacer la declaración de la renta o de pagar el IVA trimestral.

4. Productos de ahorro y fondos de inversiones para autónomos

No hay que pensar únicamente en el ahorro a corto plazo, hay que mirar hacia el futuro. Para ello están las herramientas de ahorro como los planes de ahorro y fondos de inversiones para autónomos. Descartado un mercado inmobiliario muy volátil y que no acaba de arrancar, el mercado de renta fija ofrece un ahorro seguro para autónomos. Consiste en la compra de bonos, obligaciones, pagarés, letras u otros productos de gobiernos, administraciones o empresas. Eso sí, su gran seguridad es inversamente proporcional a su baja rentabilidad, y puede no superar la inflación.

En un siguiente nivel están los fondos de inversión. El riesgo es mayor que el de los productos de renta fija, pero también lo será la rentabilidad obtenida. Además, hay diferentes tipos de fondo de acuerdo con el riesgo que se quiera correr. Se trata de un producto que no tributa hasta el momento en que el partícipe reembolsa sus participaciones y lo abandona. Cada vez son más los autónomos que optan por este tipo de productos para el ahorro a largo plazo, aprovechando que únicamente hay que pagar las comisiones, pero no tienen más gastos asociados.

¿Te ha servido de ayuda?