¡QuéBueno!: préstamos rápidos para los gastos imprevistos del autónomo

Paula García -

Préstamos para imprevistos del autónomoBluedog Studio || Shutterstock

Pagar un recibo de luz atrasado, costear una pequeña reparación de tu equipo de trabajo, atender el pago del alquiler de tu local o cualquier otra factura o pago urgente... Los gastos imprevistos son una circunstancia muy común en la vida de muchos autónomos, y una de las mejores y más eficaces soluciones para hacerles frente son los préstamos rápidos.

 ¿Cómo solventar los gastos imprevistos de forma rápida y eficaz?

Un gasto imprevisto es, esencialmente, algo que puede pasar en cualquier momento y que requiere de una cobertura económica inmediata. Si tenemos en cuenta que este imprevisto puede derivar en un impago por tu parte y que éste a su vez puede poner en peligro la continuidad de tu actividad como autónomo, estaremos de acuerdo en que es un asunto que se debe solucionar cuanto antes. Los préstamos rápidos pueden convertirse en una buena solución si se presenta uno de estos temidos imprevistos.

Vamos a descubrir un poco más acerca de este producto financiero de la mano de ¡QuéBueno!, una empresa especializada en conceder préstamos rápidos.

Los préstamos rápidos de ¡QuéBueno! pueden solicitarse de forma sencilla a través de su página web, sin incómodos papeleos, y su aprobación suele ser instantánea, por lo que enseguida sabrás si se te concede.

¡QuéBueno! te ofrece una serie de productos financieros online, abogando siempre por la financiación responsable a través de préstamos a corto plazo, de bajo importe (hasta 300 euros o hasta 900 euros si eres cliente habitual y las devoluciones anteriores han sido solventadas sin retrasos) y de forma simple, rápida y transparente. Como puedes ver, estos préstamos no están pensados para afrontar grandes proyectos, sino para salir del apuro que supone tener que afrontar una reparación de tu equipo o cualquier otro gasto que no entraba en tus planes.

¿Cómo se solicita un préstamo rápido de ¡QuéBueno!?

Para pedir un préstamo rápido de ¡QuéBueno! sólo tienes que acceder a su página web, indicar la cantidad económica que quieres recibir y el tiempo que necesitas para devolverla (tienes un máximo de 30 días para ello). A continuación, tendrás que rellenar un breve formulario, sin tener que hacer frente a ningún otro papeleo adicional.

Desde ¡QuéBueno! evaluarán tu solicitud al instante y, si el resultado es positivo, en menos de 15 minutos podrás disfrutar del dinero en tu cuenta bancaria para hacer frente a esos gastos imprevistos que te han llegado por sorpresa este mes.


Al pedir un préstamo rápido deberás comprometerte a devolver todo el dinero prestado junto con los intereses correspondientes, que conocerás en el mismo momento en que realices tu solicitud de préstamo.

En la primera solicitud de tu préstamo podrás pedir una cantidad de entre 1 y 300 euros, pero a medida que vayas solicitando más préstamos con ¡QuéBueno!, podrás ir pidiendo progresivamente más dinero hasta 900 euros, para hacer frente a todos esos gastos imprevistos que te puedan surgir.

Conviene que tengas en cuenta que, pese a necesitar dinero en este momento, debes ser solvente y tener la capacidad de devolver todo el dinero solicitado junto a sus correspondientes intereses de los préstamos en el plazo acordado.

Entre las grandes ventajas de pedir un préstamo rápido con ¡QuéBueno! cabe destacar, por ejemplo, que no tendrás necesidad de cambiar de banco para recibir el dinero.

Todo el proceso de contratación del préstamo se llevará a cabo sin papeleos, y también contarás con un plazo de devolución de entre 1 y 30 días, pero si anticipas la devolución podrás ahorrarte también dinero en intereses.

Con la intención de facilitarte el proceso, desde ¡QuéBueno! ponen también a tu disposición un simulador de préstamos rápidos online, a través del cual podrás ir probando diferentes préstamos según la cantidad de dinero que necesites y del plazo para su devolución.

Esta es, sin lugar a dudas, la mejor forma de comparar el monto de intereses que generará tu préstamo, y que puedas tomarte así tu tiempo para decidir cuál es el préstamo que más te conviene para poner solución al gasto imprevisto que te ha surgido y seguir adelante con tu actividad laboral.