El currículum de un freelance

Cada vez hay más trabajadores autónomos en España. La tendencia al autoempleo está en ascenso, y muchos emprendedores se lanzan a poner en marcha un negocio, por lo que se dan de alta como autónomos. Pero es que, además, las empresas cada vez buscan más a una persona que trabaje como freelance para desempeñar algunas tareas concretas. Asimismo, parece que será la tendencia más habitual en el futuro.

El cv de un freelanceTodo ello hace que haya una importante competencia dentro de los trabajadores freelance, por eso, se hace necesario que una persona con estas características tenga un CV para trabajar como freelance, de igual manera que lo tiene una persona que busca trabajo como asalariado. Además, es un documento que necesitas si buscas ofertas de trabajo para autónomos.

Un CV freelance también debe incluir los datos de contacto del profesional, la formación y la experiencia laboral. Sin embargo, en un CV para trabajar como freelance los trabajos que se hayan realizado, el porfolio de los proyectos en los que hayas colaborado, o, incluso las redes sociales personales destacan por encima de lo que lo harían en un CV de un trabajador por cuenta ajena.

El CV de un freelance ¿qué datos inlcuir?

Datos personales como la dirección, la fecha de nacimiento o el estado civil dejan de tener cabida es un CV para buscar trabajo como autónomo. Sin embargo, el teléfono móvil y la dirección de correo electrónico son vitales, especialmente si se posee un dominio o una marca propia.


Da muchas más confianza y aporta profesionalidad un CV freelance en el que se vea una web o un blog propio y, por tanto, una dirección de e-mail personalizada. Aporta, además, un valor añadido ya que el receptor de ese CV tendrá acceso a más información: casos de éxito, clientes proyectos anteriores, servicios que ofreces, etc. Lo mejor que puedes hacer para mostrar tu experiencia en el cv de un freelance es agruparla para destacar aquello que crees que mejor se ajusta a las necesidades de tus posibles clientes.

Las redes sociales sí es importante que se incluyan en un CV de un autónomo, siempre y cuando sean de uso profesional y especialmente si se es activo. Un enlace a Linkedin o Twitter puede aportar más valor a la empresa que requiera unos servicios de un autónomo, además de un escaparate más en el que mostrar proyectos anteriores y también como herramienta para hacer networking. En el caso de ser un autónomo dedicado al diseño, es recomendable utilizar el logotipo personal en el propio CV, en la parte superior donde mejor pueda encajar.

La formación del trabajador autónomo es lo último que se señala en el CV freelance, y sólo se destaca aquella que se realmente relevante e importante para desempeñar el trabajo.