La parálisis política deja a los autónomos en una situación delicada

Los partidos políticos vuelven a reunirse durante estos días con intención de formar gobierno. Han pasado más de tres meses desde la celebración de las elecciones generales y todo continúa en punto muerto. Sin lugar a dudas esto supone un gran estancamiento en la situación de los trabajadores autónomos, que continúan pendientes de las medidas que tome el nuevo ejecutivo. La_paralisis_politica_deja_a_los_autonomos en_una_situacion_delicada

El candidato por parte del PSOE, Pedro Sánchez, mantuvo un encuentro con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en donde acercaron posturas con vistas a la formación de un gobierno. Sin embargo, el tiempo transcurre sin que haya soluciones. Tanto el partido socialista como Ciudadanos habían redactado una hoja de ruta en donde los emprendedores y trabajadores por cuenta propia iban a gozar de un especial protagonismo.

Entre otras cosas planteaban que aquellos que ingresasen por debajo del salario mínimo interprofesional abonasen únicamente 45 euros de cuota en lugar de los 264 que pagan ahora. Además se contempla que los autónomos que más ganasen también contribuyesen al sistema con un mayor pago de impuestos, algo que no sentó del todo bien a algunas organizaciones de trabajadores por cuenta propia. En cualquier caso, los más de tres millones de autónomos que tiene España reclaman con inmediatez un gobierno estable y que tome medidas pensando en el bienestar de los profesionales.

Seguramente la propuesta que tienen Ciudadanos y PSOE con los autónomos encaje con las políticas de Podemos, que tiene en estos momentos la llave para formar gobierno. En estos tiempos de inestabilidad pocas personas se atreven a emprender y a comenzar un nuevo proyecto empresarial. Necesitan de estímulos y de medidas que ayuden a crear negocios. Subvenciones y rebajas fiscales contribuirán a tener más trabajadores por cuenta propia, pero también ayudará a crear empleo. El tiempo pasa y la situación continúa estancada.

Lo peor que puede pasar es que esto acabe en unas nuevas elecciones el próximo mes de junio. El autónomo no aguanta más.