¿Para qué necesita un autónomo un servicio de traducción para su negocio?

Paula García -

Por qué un autónomo también necesita un servicio de traducción

Fuente || Freepik

Si un autónomo quiere expandir su negocio al extranjero, debe tener en cuenta que las palabras son un escaparate de la empresa para captar clientes. Por ello, es importante acudir a una agencia de traducción o a un traductor profesional para conseguirlo. Esto se debe porque el papel de los traductores también es el de asesorar al autónomo acerca de la cultura, las costumbres, el tipo de moneda y los horarios que tienen en el país de destino.

Por tanto, una de las mejores maneras de poder llegar a esta nueva localización es tener una página web traducida en ese idioma y que esté bien escrita. Es decir, que no hayan errores ortográficos, gramaticales o de estilo. Otro aspecto a tener en cuenta al internacionalizar una empresa es traducir los documentos que sea necesarios para realizar cualquier transacción comercial. En algunos casos, necesitarás contar con una traducción jurada y también otro tipo de servicios como las traducciones técnicas en caso de que la empresa sea de un sector especializado.

Pero, ¿cuáles son las diferencias entre la traducción jurada y la traducción especializada? A continuación, comentamos por qué son tan importantes estos tipos de traducción para un negocio o empresa.

Traducción jurada

La traducción jurada es una traducción que tiene una validez legal de cara a un trámite en un organismo oficial. Para ello, debe estar certificada por un traductor jurado con un sello y una firma.

Este tipo de traducciones se necesitan en los procesos administrativos y en casos judiciales donde sea necesario presentar documentos. Entre estos trámites, se encuentran los documentos empresariales o los contratos. Sin embargo, no siempre se requiere de una traducción jurada para presentar estos documentos, sino solo en aquellos que se vayan a presentar ante un organismo oficial.


Para estos casos, la mejor opción es contratar a un traductor jurídico, ya que está especializado en la materia y la traducción no requiere ninguna formalidad más allá propia de una traducción. Esto se debe a que la traducción jurada tiene que ser 100% literal. Es decir, no se puede modificar el sentido ni la intención del texto.

Además, hay que tener en cuenta que una traducción jurada siempre tiene que estar en papel para añadir el sello y la firma, ya que de manera digital pierde su validez.

Traducción especializada

En cambio, cuando hablamos de traducciones técnicas o especializadas, nos referimos a una traducción en la que el profesional debe tener un profundo conocimiento sobre la materia. De esta manera, se deben traducir diferentes términos y conceptos en función del contexto para que el contenido tenga sentido y se eviten los errores o malentendidos.

Existen dos niveles de especialización:

  • Profesionales del campo de la materia: Son aquellos traductores que también son expertos en el área de la materia, como abogados, médicos o ingenieros. Se suele contratar este tipo de servicio de traducción cuando el texto tiene un alto contenido de tecnicismos y conlleva una mayor complejidad. Por ello, contratar a un traductor especializado requiere de un mayor presupuesto, pero proporciona una traducción con una determinada calidad y precisión.
  • Profesionales con una formación adicional en la materia: Se trata de los profesionales que han recibido una pequeña formación en la materia mediante cursos y formaciones.

Ventajas de contar con una agencia de traducción

A la hora de escoger una agencia de traducción o a un traductor autónomo, esencial tener en cuenta una serie de factores:

Especialización y necesidad

Las agencias de traducción tienen una base de datos donde figuran diferentes traductores en función del idioma y de la especialidad. De esta manera, es más fácil encontrar al traductor más adecuado para hacer una traducción adecuada y adaptada a las necesidades de la empresa o cliente.

Y si, además, necesitas una traducción en varios idiomas, recurrir a una agencia te permite encontrar la opción que necesitas de manera más ágil y rápida. En cambio, los traductores autónomos suelen ofrecer un abanico más limitado de alternativa, ya que trabajan por su propia cuenta y la mayoría tienen un máximo de dos idiomas.

Ahorro de tiempo y gestión

Por otro lado, las agencias de traducción proporcionan un gran ahorro de tiempo y gestión para tu negocio, ya que asumen la tarea de buscar al profesional más adecuado. Por ello, esto quiero decir que solo tienes que encargarte de pasarles el encargo y ellos buscan al traductor que necesitas.

Tener una página web en varios idiomas

Conocer el mercado global es importante para vender tus productos y servicios en el extranjero, así como llegar a más clientes. En este sentido, tener una página web actualizada y que esté traducida en varios idiomas será un aspecto clave para mejorar tu alcance y multiplicar tus ventas.

En resumen, los autónomos también necesitan contar con traductores profesionales para poder expandirse y sacar el mayor partido a su negocio.