Cómo gestionar las finanzas a corto plazo de tu empresa

Paula García -

Controla las finanzas a corto plazo de tu empresa

La gestión de las finanzas es un elemento clave para la supervivencia de cualquier empresa sin importar su tamaño, pero también para los autónomos. En el caso de los trabajadores por cuenta propia la tarea es incluso más complicada, porque no cuentan con los medios que pueda tener una empresa de mayor tamaño, con un departamento económico que se encarga de las finanzas. Muchas veces nos centramos en el largo plazo, pero la gestión de finanzas a corto plazo es vital para que exista ese largo plazo que tanto nos preocupa.


Si eres autónomo es fácil que todo esto te provoque dudas. Ya tenemos bastantes quebraderos de cabeza como para añadir uno más, por lo que una buena idea es documentarnos para ampliar nuestros conocimientos sobre los temas que tocamos a diario en la empresa. En el caso que nos ocupa, por ejemplo, podemos aprovechar para aprender un poco más sobre la gestión de las finanzas a corto plazo con Circulante.com, un portal especializado donde encontrarás toda la información que necesitas para gestionar con éxito tus finanzas a corto plazo. Contar con la información indicada te puede salvar de más de un problema, y en este blog sobre Finanzas de la Cadena de Suministro (SFC), la encontrarás.

Los 4 pasos para gestionar las finanzas a corto plazo

Como si fuese un tutorial, Circulante.com nos propone cuatro pasos imprescindibles para una correcta gestión de tus finanzas a corto plazo:

  1. Empezamos por la gestión de la liquidez de la empresa, o lo que es lo mismo, por su capacidad para generar recursos líquidos gracias a su actividad. Para que haya liquidez es imprescindible gestionar la tesorería de la empresa correctamente. Sin liquidez la empresa o tú como autónomo no podréis crecer y la supervivencia del negocio queda en entredicho al no tener margen de maniobra.
  2. Esta liquidez va de la mano del segundo paso, la solvencia a corto plazo. Dicho en otras palabras, tu trabajo debe generar dinero suficiente para responder ante las deudas a corto plazo con terceros, ya sean los asalariados que tengas, los proveedores, el banco, etc. Solo así podrás responder a esas deudas cuando y como toca.
  3. El tercer punto en el que nos detenemos es la búsqueda de fuentes de financiación para autónomos en las mejores condiciones, tanto de plazos como de intereses, que sirvan para cubrir las necesidades más inmediatas que tengas.
  4. Finalmente está la cuestión de las inversiones a corto plazo, con retorno a un año. Una buena gestión de la tesorería debería permitir al autónomo, igual que a cualquier pequeña o gran empresa, buscar las inversiones más rentables. Los fondos de inversión, depósitos bancarios y plazos fijos, inversiones en Bolsa e incluso la compra de letras del tesoro a corto plazo pueden ser mecanismos muy interesantes a la hora de asegurarte la liquidez más inmediata sin poner en peligro el futuro de tu actividad profesional.

¿Cuánto dinero puedo tener circulando?

Hay que buscar el equilibrio para que el capital circulante sea el suficiente para obtener cierta rentabilidad, pero sin ahogar a la empresa. En Circulante.com puedes encontrar toda la información y las fórmulas para calcular los ratios de disponibilidad inmediata, de tesorería y de solvencia a corto plazo -también conocida como ratio de liquidez-, necesarios para calcular la capacidad de la empresa cuando haya que afrontar obligaciones a corto plazo. Eso sí, hay que completar los ratios con los periodos de cobro o de pago.

Las empresas a partir de cierto tamaño cuentan con un director financiero que se ocupa de todas estas cuestiones, además de gestión de la liquidez o la optimización del cash operativo; pero en el caso de los trabajadores por cuenta propia y las empresas más modestas, donde la figura del director financiero no existe, la responsabilidad recae sobre el propio trabajador reconvertido a empresario. Por suerte contamos con la ayuda de blogs sobre SFC como el que te comentamos, que nos ayudan a gestionar el dinero de nuestra firma de forma más eficiente.