Los peligros de facturar sin ser autónomo

peligros de facturar sin ser autonomoEl sector del trabajo está cambiando a medida que avanza la sociedad y ello ha llevado a muchos emprendedores a buscar nuevas vías para conseguir sobresueldos pero sin estar dados de alta en la Seguridad Social. Esto se conoce también como trabajos freelance donde la persona trabaja por su cuenta y ofrece sus servicios a cambio de un sueldo extra. No obstante, la mayoría no conoce las bases legales de esta práctica y en qué casos está permitida. Como tal, facturar sin ser autónomo no tiene porqué acarrear sanciones si se cumplen los requisitos que se exigen, pero sí existen casos en los que Hacienda puede tomar reprimendas a través de multas económicas.

Facturar sin ser autónomo cobrando paro

Una de las cuestiones que más preocupan a la hora de emitir facturas sin ser autónomo, es si existe la posibilidad de facturar mientras se está cobrando el paro. Esta situación es más normal de lo que parece, ya que una persona puede estar cobrando el paro de los autónomos, después de haber cesado su actividad por no tener suficientes ingresos, pero que le salgan trabajos puntuales que le generen algún rendimiento económico.

  • Las personas que están cobrando el paro podrán facturar sin ser autónomos consiguiendo así dinero extra y sin dejar de percibir la prestación mensual por desempleo. Pero no en siempre se podrá llevar a cabo esta actividad ya que existen una serie de requisitos que debemos cumplir para no ser sancionados. Uno de las exigencias para poder facturar sin ser autónomo, aunque se esté desempleado, es estar dado de alta en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores.
  • Asimismo, no se podrá sobrepasar el año el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que es de 9.172, 80 euros anuales en 2016 y 9960,40 euros para 2017..
  • Otro condicionante es no emitir facturas de forma habitual con la misma cantidad de dinero porque Hacienda podría considerarlo como una práctica normal y exigir la cotización a la Seguridad Social. No estar dados de alta como autónomos podría suponer sanciones por parte de Hacienda.
  • Los peligros que puede acarrear el hecho de facturar sin ser autónomo y sin cumplir los requisitos están relacionados con temas económicos principalmente. La Seguridad Social te multará y te hará pagar las cuotas mensuales que no has pagado desde que estás dado de alta en Hacienda para poder facturar. Además, también deberás pagar un 20% de recargo.

Además, es importante saber que aún cumpliendo los requisitos exigidos para poder facturar sin ser autónomo, es obligatorio presentar a Hacienda trimestralmente el IVA y el IRPF, además de los resúmenes anuales de la actividad realizada. Además, recuerda que existen formas alternativas de facturar sin ser autónomo, como hacerlo a través de una cooperativa.