Formas de facturar sin ser autónomo

Existen ciertos requisitos para poder facturar sin ser autónomo y ganar un dinero extra con trabajos complementarios, sin que ello conlleve sanciones o multas. Sin embargo, a muchas personas les ronda la pregunta de qué es mejor: si facturar desde una cooperativa o hacerse directamente autónomo. La decisión dependerá del número de facturas que vaya a emitir cada persona y si lo va hacer de forma habitual o no. En este post, veremos las diferentes formas legales para facturar sin darse de alta como autónomo, y cuál es más conveniente en cada una de las situaciones que se pueden dar.

¿Cuáles son las formas legales para facturar si no eres autónomo?

No obstante, la mejor opción si se van a emitir pocas facturas al año y no van a superar el Salario Mínimo Interprofesional (9172,80 euros al año en 2016/ 9.996,40 euros en 2017) es no darse de alta en la en el Régimen Especial de la Seguridad Social como trabajador autónomo. Sí es obligatorio hacerlo en Hacienda y en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores. De esta forma, se seguiría teniendo la responsabilidad de la autoliquidación del IVA y del IRPF trimestrales y anuales.

Otra de las formas para facturar sin ser autónomo es la facturación a través de cooperativas de trabajo asociado, que te permite cobrar el importe neto de tus facturas como socio de esa cooperativa. Esta opción es una de las más utilizadas por los trabajadores freelance para realizar facturas puntuales, ya que les permite cobrar un importe digno de su factura y que no se vaya todo en impuestos. Además, te permite cotizar y estar asegurado en la Seguridad Social, solamente los días que has trabajado.

Cooperativas para facturar sin ser autónomo

Las copeerativas se han convertido en una de las opciones más populares para aquellas personas que quieren facturar sin ser autónomos. Para poder emitir facturas desde una cooperativa sin ser autónomo es necesario ser miembro de esa cooperativa, lo que supondrá un pago inicial que oscila entre los 80 y 100 euros. En cuanto a las facturas, no serán emitidas a tu nombre sino que facturarás a través de la cooperativa, cobrándote los gastos de gestión. Una vez que la factura sea emitida, ingresarás el dinero directamente a la cooperativa, la cual posteriormente te lo volverá a ingresar a ti evitando las comisiones.


formas de facturar sin ser autonomoLas cooperativas aplican impuestos en torno al 10% en concepto de Impuesto de Sociedades o directamente te descuentan de cada facturar el porcentaje correspondiente al IRPF. Respecto a los seguros, algunas cooperativas exigen estar dado de alta en la Seguridad Social únicamente los días en que duren los trabajos extras, pero para saber el tipo de cotización que tendrías y si estarías dado de alta como trabajador en la propia cooperativa, necesitas acudir a las cooperativas y preguntar su sistema de trabajo.

Estas cooperativas de facturación se han convertido en una de la formas de facturar sin darse de alta como autonomo más utilizadas por lo emprendedores. Si los trabajos realizados son de manera puntual, se debe tener en cuenta que los beneficios de facturar mediante una cooperativa son más rentables que hacerse autónomo, ya que los autónomos tienen que pagar la cuota al RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) y el 21% de IVA y el IRPF correspondiente. De lo contrario, siendo socio de la cooperativa sólo tendrías que pagar la cuota de socio, los costes de la Seguridad Social de los días trabajados (no la cuota mensual de autónomos) y un 2% del IRPF.