Descuento de pagarés, otro tipo de financiación para empresas y autónomos

Paula García -

Descuento de pagarés, financiación

Andrei_R || Shutterstock

Un pagaré consiste en un documento que contiene la promesa de que una persona pagará a otra con fecha de vencimiento. Este método de pago está considerado como uno de los más seguros. Sin embargo, en ciertas ocasiones podemos necesitar disponer de este dinero antes del plazo. Es cuando entra en juego el descuento de pagarés. Este sistema puede ayudarte a liquidar el saldo de los clientes cuando lo necesitas.

¿En qué consisten los descuentos de pagarés?

En líneas generales, consisten en la liquidación de los pagarés antes de la fecha de vencimiento que aparece en ellos. Es habitual que en algún momento surja la necesidad de realizar alguna inversión o afrontar algún imprevisto. Por lo tanto, los descuentos de pagarés pueden suponer una buena forma de obtener liquidez anticipada. Esto, incluso, asegura muchas veces el circulante de una empresa.

Existen varios tipos de pagarés. Entre ellos, se encuentran los pagarés a la orden. Este tipo de pagaré consiste en la posibilidad de endosarse a un tercero. Así, no suponen ningún problema a la hora de solicitar el descuento a cualquier entidad de financiación. También es posible realizar descuentos de pagarés no a la orden y domiciliados.

Las entidades suelen requerir la factura y el pagaré. Normalmente, en unas pocas horas se obtiene la liquidación. Existen además distintos tipos de descuentos de pagarés: con recurso y sin recurso. A través de los descuentos con recurso, el beneficiario asume el riesgo de impago. Por otro lado, los descuentos sin recurso liberan al beneficiario de asumir el impago.

Ventajas de obtener el circulante de las empresas

¿Qué es exactamente el circulante? Consiste en los bienes y derechos de los que puede disponer una empresa en un corto periodo de tiempo. Además, estos deben poder proporcionar dinero líquido de forma inmediata. Siempre es aconsejable disponer de una cantidad de circulante en cualquier tipo de negocio. Tanto si se trata de pequeñas o grandes empresas, pueden surgir imprevistos y la necesidad de realizar inversiones repentinas.


De igual forma, disponer de esta cantidad de circulante puede resultar muy positivo de cara al futuro. Es posible que en algún momento necesites financiación para un proyecto. Los bancos valoran muy positivamente la tenencia de circulante a la hora de valorar una posible financiación.

Liquidar el saldo de los clientes si eres autónomo o empresa

¿Cómo podemos liquidar el saldo de los clientes a través de los descuentos de pagarés? Estos pueden realizarse a través de dos medios: bancos y entidades financieras. Estos anticipan el importe del pagaré en cuestión antes del plazo recibiendo el interés y comisión que corresponda. Sin embargo, ambos medios funcionan de manera diferente en el momento de descontar pagarés.

Las principales diferencias residen en la rapidez y los intereses o comisiones. Por ejemplo, los bancos suelen realizar bastantes comprobaciones, lo que resulta en un proceso más dilatado en el tiempo. Además, pueden pedir garantías y suelen conllevar costes adicionales, tales como diferentes comisiones de tipo oculto. Además, los bancos deben informar de cada uno de los procesos referentes a deudas bancarias.

Por otro lado, las entidades financieras no realizan tantas comprobaciones y no suelen pedir garantías. Esto se traduce en una mayor rapidez. Asimismo, ofrecen un servicio más personalizado. Estas entidades acostumbran a ser más transparentes ya que, con frecuencia, aplican la tasa del descuento de pagarés únicamente. A diferencia de los bancos, estas no están en la obligación de informar de las deudas bancarias.

Por las razones que acabamos de señalar, este mecanismo puede aportar grandes facilidades a las empresas y autónomos. Sobre todo, si se trata de disponer de cierta cantidad de circulante para afrontar imprevistos o invertir.