Crear una empresa en plena crisis: ¿es posible?

Paula García -

Si has decidido que ser autónomo será, a partir de ahora, tu forma de ganarte la vida y quieres lanzarte al mundo del emprendimiento mediante la creación de tu propia empresa, ¡adelante! Pon todo tu empeño y tus ganas y seguro que tu proyecto tendrá probabilidades de salir adelante con éxito.

Abrir una empresa en plena crisis

Son muchos los españoles los que a lo largo de estos últimos años y pese a la época de crisis e incertidumbre económica que se ha vivido en nuestro país, han optado por la constitución de empresas, tomando la decisión de crear la suya propia.

Concretamente, y según datos publicados en el Informe sobre Demografía Empresarial, a lo largo del pasado año 2016 se crearon en España un total de 94.724 empresas, cifra que superó en un 10% a las nuevas empresas que se constituyeron en el año 2015.

Además, y según apunta este mismo informe, las empresas dedicadas al comercio y a la construcción son las que más crecen, ya que supusieron alrededor del 56% de todas las compañías que se crearon en nuestro país el pasado año.

¿Es posible crear una empresa en plena crisis?

Si bien es cierto que los datos macroeconómicos han mejorado mucho en nuestro país a lo largo de los últimos dos años, es un hecho inevitable que, en lo que a constitución de empresas se refiere el nuevo emprendedor pase por momentos de dudas e incertidumbre.

Sin embargo, han sido muchos los españoles que han decidido apostar por el emprendimiento en plena crisis, y que han sabido cosechar el éxito gracias al esfuerzo que le han dedicado a su proyecto, así como a la ayuda que han recibido en materia de asesoría para constitución de empresas.


Los asesores son figuras clave a la hora de ayudar al emprendedor con la constitución de su empresa, así como para llevar todos los asuntos jurídicos, fiscales, o contables que puedan surgir a raíz de la puesta en marcha del nuevo proyecto empresarial.

Y es que el proceso de constitución de una empresa y su puesta en marcha puede llegar a resultar una tarea muy difícil para el emprendedor, no por su complejidad, sino por la laboriosidad y la burocracia que entraña el propio proceso de constitución.

A la hora de crear una empresa propia son muchos los asuntos que hay que abordar, por ejemplo, es necesario tener en cuenta la actividad que se quiere desarrollar, la estructura de un plan de negocio para la empresa, la valoración de los posibles riesgos, la capacidad financiera del emprendedor o los emprendedores que pondrán en marcha el proyecto, la viabilidad del negocio, o el estudio del mercado para determinar a la competencia, entre otros muchos aspectos.

Una vez analizados todos estos factores, en cuya tarea resulta imprescindible contar con los servicios de una asesoría experta en la materia, los emprendedores han de determinar otros asuntos esenciales para la puesta en marcha de su proyecto, como elegir la forma jurídica que tendrá su empresa, el número de socios, cuánto capital social se va a aportar, su responsabilidad frente a terceros, etc.

Una vez que el emprendedor haya determinado la forma jurídica que tendrá su proyecto empresarial, la asesoría le prestará a éste todo el apoyo necesario para que la nueva empresa adquiera personalidad jurídica.

El apoyo de un asesor profesional es también muy necesario para llevar a cabo todas las tareas relacionadas con la contabilidad y la fiscalidad de la nueva empresa, así como todos los asuntos relacionados con el personal que se contrate, a través de los servicios especializados en asesoría laboral.