Nuevas medidas de apoyo y estímulo dirigidas a pymes y autónomos

El Gobierno presentó en el Consejo de Ministros del pasado viernes el Plan Nacional de Reformas 2013-2016 y entre las medidas expuestas encontramos nuevas medidas de apoyo y estímulo dirigidas a pymes y autónomos. Para ello, el Gobierno aplicará medidas fiscales y favorecerá su financiación, además de impulsar la internacionalización.

La nueva Ley de Apoyo al Emprendedor incluirá cambios fiscales como la creación de un régimen especial en el IVA para los emprendedores, que  permitirá no ingresar el impuesto hasta cobrar la factura; las deducciones por inversión de beneficios para pequeñas empresas; la ampliación de la deducción por actividades de investigación y desarrollo y diversos incentivos fiscales a los inversores informales en emprendimiento.

También se establecerán medidas para dar un impulso a la financiación de emprendedores y pymes, maniatados por la falta de crédito. Así, el Gobierno facilitará el acceso a la financiación bancaria mediante un convenio con la AEB y la CECA para poner a disposición de las pymes 10.000 millones, además de reforzar las líneas ICO, según El Economista.

Junto a ello, impulsará el capital riesgo y los business angels y promoverá el acceso a los mercados de capitales con la creación del Mercado Alternativo de Renta Fija y la formulación de una ley ascensor que facilite el movimiento de empresas entre la Bolsa y ese mercado alternativo.


La nueva ley también contempla la regulación de una segunda oportunidad para los emprendedores que hayan fracasado en su primer negocio, con un mecanismo extrajudicial de pagos.

Otra de las batallas del Gobierno es impulsar la internacionalización de las empresas. La vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, ha hablado de medidas como la agilización del proceso de concesión de visados y permisos de residencia para los emprendedores extranjeros que inviertan en nuestro país y contribuyan a crear empleo. Además, perfeccionará el marco regulatorio de las cédulas de internacionalización y la creación de los bonos de internacionalización.

No se ofrecieron más detalles sobre la nueva normativa. Esta falta de concreción ha motivado las críticas de los colectivos de trabajadores autónomos, que mostraron su “decepción” por una ley que “después de casi dos años de retraso llega, aparentemente, carente de medidas reales que vayan a facilitar la supervivencia del colectivo”.

La Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) critica además que “tan solo se ha oído hablar de incentivos fiscales en la reinversión de los beneficios, de los que carecen la mayoría de autónomos y pymes de nuestro país”. Y sobre todo, la asociación destaca “la falta de apoyo a la financiación del colectivo, tanto de los que empiezan sin recursos como de los que necesitan liquidez para mantenerse”.

Fuente: Itespresso.es