La guía del márketing de contenidos para emprendedores y autónomos

El márketing en buscadores ha ganado popularidad a medida que Internet se ha convertido en algo imprescindible en la mayoría de nuestras vidas. Casi todos los negocios, ya sean grandes o pequeños sin importar la industria de que se trate, tienen algún tipo de presencia en la web. ¿El problema? Que todo el mundo compite por las primeras posiciones en los resultados de los buscadores (lo que se conoce como SERP ó Search Engine Results Page).

Dado que las grandes compañías tienen cientos de links hacia ellos, años de contenido y una base fija de visitantes, no merece la pena preguntarse por qué ellos consiguen las primeras posiciones cuando la gente busca ciertos productos. Lo mismo pasa con muchos servicios. No importa el sector al que te dediques, siempre vas a tener un competidor que lleva más tiempo que tú y que ha estado durante más tiempo dedicando su presupuesto y recursos a construir su visibilidad en la web y especialmente en los resultados orgánicos.

 

marketing contenidos

Así que, ¿cómo tú, que tienes poca experiencia y recursos limitados, puedes competir con tal nivel de monopolio? Afortunadamente, la optimización para los motores de búsqueda (SEO) no se trata solamente de conseguir el máximo número de visitantes. Tampoco beneficia únicamente al que más tiempo lleva o incluso al que más cantidad de contenido tenga.

Se trata de crear una página web que sea relevante para quien busque, para tus usuarios. Sabiéndolo, aquí tienes algunas estrategias que puedes seguir y que te acercarán a los puestos por los que compiten los más grandes.

1) Especialízate en un nicho

Una de las mejores cosas que puedes hacer como pequeño negocio es darte a ti mismo un nicho único en el que centrarte. Aunque el instinto te diga que lo mejor para darte más visibilidad en los resultados de búsqueda es cubrir tantas opciones como te sean posibles, lo cierto es que no. Por ejemplo, si trabajas en sectores dedicados a la construcción o la reparación, céntrate en intentar competir por aquello en lo que seas más experto, y es normal que quieras cubrirlas todas: fontanería, reparaciones, pintura… ¿verdad?

Sin embargo, si quieres superar a tus grandes competidores, empezar seleccionando más de un único tema no es recomendable. Aunque sí que es cierto que te va a dar un mayor número de keywords que trabajar, la relevancia que puedes tener para tantas es muy baja. Si centras tus esfuerzos en sólo un bloque de ellas, lograrás en poco tiempo mucha más visibilidad.

2) Apuesta por la cadena de búsqueda larga o long tail.

Al igual que buscar tu nicho, las estrategias de SEO basadas en la long tail buscan lograr el mismo objetivo. Si con la especialización, sacrificas aparecer por más keywords, con la long tail sacrificarás trabajar palabras para las que aún no tienes fuerza ni posibilidad de aparecer por otras que aunque menos populares, te permitirán conseguir visibilidad en mucho menos tiempo.

Elegir las palabras clave más adecuadas para tu negocio apostando por la long tail puede suponer la diferencia entre el éxito y el fracaso de una estrategia digital.

3) Localiza a tus usuarios

Aunque en la web no hay fronteras, lo cierto es que la búsqueda local se está convirtiendo en algo mucho más relevante y ganando importancia también para los motores de búsqueda. ¿Un ejemplo? Ser la mejor peluquería de Zaragoza es mucho mejor que ser una buena peluquería a nivel nacional.  Incluso si tu negocio opera a escala nacional (o internacional), puedes seguir apostando por optimizar tu estrategia SEO para un área geográfica (piensa si hay algún sitio donde vendas más).

4) Haz que tu web funcione correctamente

Nadie quiere una web que no funcione, pero parece que muchas veces nos empeñamos en hacer que así sea.  Las redirecciones de contenido son útiles y te ayudarán a que no pierdas posicionamiento en Google.  Asegúrate de que tus redirecciones son 301 en vez de 302. Si has seguido una estrategia de conseguir links, comprueba dos veces que todas las redirecciones funcionan antes de lanzarte a mover contenido.

Tan malo como un mal redireccionamiento es tener muchos links que van a páginas 404. ¿Has comprobado que has hecho el enlace correctamente? Los links mal hechos hacen que pierdas fuerza y que toda tu estrategia de contenido pueda diluirse en la web.



contenido de calidad

5) Personaliza tus redes sociales y tu estrategia social

Paralelo a tu optimización para búsquedas locales, tú también puedes aumentar tus posibilidades de ganar reconocimiento y hacerte un nombre online aumentado el “factor personal” en tu estrategia de marketing.  Las grandes empresas tienden a perder parte de su personalidad una vez han llegado a cierto punto en su crecimiento, pero si eres pequeño y te puedes difuminar entre el montón, personalizar tu estrategia te permitirá dar a cada usuario una experiencia más única.

Si estableces una estrategia en redes sociales, es posible que más gente te conozca y hable de ti y consigas links externos de forma natural. Aunque tener perfiles sociales en las redes no hace que, directamente, tengas mejor ranking en Google, sí que te da mejor imagen de marca y abre la posibilidad a conseguir enlaces externos.

6) Conviértete en un editor reconocido

Construir tu marca, conseguir la lealtad y la confianza de tus usuarios requiere que publiques con frecuencia contenido. Pero no vale cualquier contenido, debe aportar algo. Es lo que se conoce como contenido de calidad. Muchas compañías optan por utilizar un blog dentro de su web corporativa para lograrlo. Otros distribuyen libros digitales, suben webinars, podcasts, vídeos y otras formas de contenido que les permiten alcanzar muchos canales de difusión.

Las principales claves para construir tu marca basándote en una estrategia de contenido que te ayude a aumentar tu visibilidad en los motores de búsqueda son la consistencia y la calidad. Intenta maximizar el alcance de cada contenido que publiques con el objetivo de que tu ROI sea lo máximo posible. Establecer un calendario de publicaciones hará no sólo que consigas esa frecuencia, sino también que poco a poco te conviertas en un experto reconocido en la materia.

7) Evita copiar el contenido de otros

Convertirse en un editor de contenido reconocido tiene un requisito que es de obligatorio cumplimiento. No copiar.  ¿Recuerdas cuando ibas a la escuela y lo peor que podías hacer era copiar el trabajo de otro? Lo mismo ocurre cuando quieres hacer una estrategia SEO basada en el contenido.

En un mundo en el que parece que se ha escrito todo, aún es posible ser original. O por lo menos debes intentarlo. Es muy común navegar por la web y encontrarse sitios que han copiado el contenido de otros, o lo que es peor aún: han copiado tu contenido.

Redactar y publicar contenido único y original puede ser una tarea ardua que requiere tiempo, paciencia y mucha dedicación. Pero recuerda, copiar de un competidor no sólo es ilegal, sino que te puede penalizar a nivel SEO.

Google reconoce el contenido duplicado y puede hacer que tu página pase de las primeras posiciones a las últimas. Piénsalo dos veces antes de lanzarte a copiar lo que escriben otros.

Como ya te habrás dado cuenta, no hay ningún atajo para conseguir ser los primeros en los resultados orgánicos de los buscadores, especialmente si compites contra un gigante que ya lleva mucho tiempo en escena dominando el mercado. Sin embargo, con una estrategia que se centre en una ubicación geográfica y que te permita ser ágil, poco a poco podrás superar a tus competidores en las áreas nicho que hayas seleccionado.

Lo mejor que puedes hacer es darte a ti mismo el máximo de oportunidades centrando los temas que vas a tratar y las palabras que vas a trabajar. Es cierto que no vas a conseguir tantas posiciones como los jugadores de primera (o tus grandes competidores), pero… con el tiempo lograrás superarlos. Y una vez les hayas superado con un tema, es hora de mantener tu estrategia y quizás apostar por desbancarlo en otra keyword más.

Sin categoría