500.000 autónomos perjudicados por la subida de la base mínima de cotización

En España hay casi medio millón de autónomos con unos rendimientos brutos de 15.000 euros anuales, según el Ministerio de Hacienda. Esto supone que el rendimiento neto se encuentre por debajo de los 10.000 anuales. A partir del próximo año la base mínima de cotización les crecerá hasta los 893,1 euros, que suponen 10.717,2 euros al año, una cifra superior a su rendimiento neto, como denuncian desde la Federación de Asociaciones de Autónomos (ATA). Los Presupuestos Generales del Estado, por lo tanto, contemplan un incremento del 1% en la base mínima. autonomos_cotizacion

En los últimos cuatro años han soportado "un esfuerzo contributivo que no está acorde con sus ingresos reales", denuncia el presidente de esta organización, Lorenzo Amor. El incremento de la cotización en este tiempo ha sido del 5%. Entiende que lo más adecuado sería que la base de cotización se adaptase a los ingresos reales de cada trabajador por cuenta propia, de ahí que propongan cinco tramos de cotización siguiendo las pautas establecidas en el Pacto de Toledo.


Desde ATA insisten en la necesidad que los autónomos coticen en función de sus ingresos netos y para ello creen necesario establecer una base mínima como ya ocurre con el salario mínimo interprofesional. En este caso, aquellos que no consiguiesen unos ingresos por encima del SMI estarían exentos de cotizar aunque sí que les tocaría tributar. La idea que ponen sobre la mesa desde la organización de autónomos es que hubiese cinco tramos de cotización, que incluirían una mínima, tres intermedias y una máxima, para que la cotización (y en consecuencia, la cuota mensual que paga cada autónomo cuando ya no puede acogerse a ninguna bonificación) fuese adecuada a los rendimientos netos de cada uno.

Lorenzo Amor entiende que todas las subidas lineales en la base mínima implican un gran esfuerzo para aquellos autónomos con unos rendimientos netos más bajos, mientras que cuentan con mayores ingresos "apenas lo notan". Confían que 2016 sea el último año en donde no se pueda cotizar en función de los ingresos y beneficios reales.