Bajada del IRPF para las rentas más bajas

Reforma fiscalEs uno de los anuncios del Gobierno más comentados del último Debate sobre el Estado de la Nación, la bajada del IRPF para las rentas más bajas. Se trata de una medida que se incluye dentro de la reforma fiscal que el Ejecutivo tiene previsto aprobar entre los meses de marzo y junio de 2014. Una reforma fiscal que incluirá interesantes bajadas de impuestos. Los cambios más importantes entrarán en vigor el 1 de enero de 2015, bajadas del IRPF e Impuesto de Sociedades, y otras reformas relacionadas se pondrán en marcha escalonadamente durante 2016 y 2017. El objetivo es impulsar definitivamente la recuperación económica.

Según cálculos del Gobierno, esta reforma fiscal podría beneficiar a 12 millones de contribuyentes, que declaran menos de 21.000 euros al año.

Estos son algunos de los cambios que se podrían producir dentro de la reforma fiscal que el Gobierno está preparando.

Los trabajadores que cobren menos de 12.000 euros al año dejarán de pagar IRPF

Se trata de una de las medidas estrella anunciadas por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Debate sobre el Estado de la Nación. Entrará en vigor el 1 de enero de 2015. Hasta el momento no tributaban los asalariados con ingresos inferiores a 9.000 euros al año. El presidente del Gobierno aún no ha concretado los detalles de esta medida, ni si afectará al colectivo de los autónomos.

El primer paso para reformar el IRPF será reducir en número de tramos, ya que actualmente hay siete:

  • El 24,75% para las rentas de hasta 17.707 euros al año.
  • El 30% para las rentas de 17.707 euros hasta 30.007,20 euros al año.
  • El 40% para las rentas de 30.007,20 euros hasta 53.407,20 euros al año.
  • El 47% para las rentas de 53.407,20 euros hasta 120.000,20 euros al año.
  • El 49% para las rentas de 120.000,20 euros hasta 175.000,20 euros al año.
  • El 51% para las rentas de 175.000,20 euros hasta 300.000,20 euros al año.
  • El 52% para las rentas superiores a 300.000,20 euros al año.

España es el tercer país con el tipo más alto de las 30 mayores economías europeas, como señala el último European Tax Handbook sobre fiscalidad continental. La última vez que el Gobierno tocó el IRPF fue para subirlo en diciembre de 2011.

Régimen de módulos

El Gobierno quiere limitarlo sólo a los autónomos que prestan servicios a particulares, y no a otros empresarios o profesionales. Esta medida sacará del régimen de módulos a cerca de 300.000 autónomos, de los 700.000 que ahora mismo tributan por módulos.


Los módulos sólo se mantendrán para pequeños negocios como taxis, peluquerías, fontaneros, electricistas o bares con facturaciones pequeñas. El objetivo de esta restricción del régimen de módulos es atajar el fraude fiscal con la emisión de facturas falsas. La Asociación de Trabajadores Autónomos, ATA, pide que la medida se adopte progresivamente y que la única obligación sea anotar y conservar facturas.

El 1 de enero de 2013 el Ejecutivo ya restringió el sistema de módulos con la puesta en marcha de la Ley de Lucha contra el Fraude, excluyendo...

  • A quienes facturen menos del 50% de sus operaciones a particulares
  • A empresarios con rendimientos superiores a 50.000 euros al año
  • A quienes obtengan rendimientos de otros empresarios por importe superior a 225.000 euros al año.

Una medida que, en aquel momento,ya  afectaba a 80.000 autónomos.

El Gobierno también se está planteando suprimir el recargo de equivalencia en el IVA y restringir el régimen simplificado. La idea, al final, es armonizar todo el sistema impositivo.

Incentivos al ahorro

La reforma fiscal que se avecina incluirá incentivos al ahorro para los contribuyentes, como incentivos a la contratación de fondos y planes privados de pensiones. El objetivo es potenciar los planes de pensiones en las empresas, según declaró el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, recientemente en una entrevista.

 IVA

El Gobierno ha manifestado en multitud de ocasiones su intención de no subir el IVA general, que actualmente se sitúa en el 21%. Aún así, Bruselas ha aconsejado a España subir el gravamen de los productos que tributan al tipo super reducido (4%) y reducido (10%) y equipararlos al general (21%). De momento, no hay nada en firme, tan sólo es una propuesta que el Gobierno está estudiando y, de producirse alguna subida, se excluiría al sector de la hostelería y el turismo.