Cómo actuar ante una inspección de Hacienda

Ser autónomo significa ser el responsable final de la gestión de tu trabajo, tu facturación, tus impuestos y todos aquellos trámites fiscales que implica trabajar por cuenta propia. Por eso, una inspección de Hacienda también es una situación que debes saber enfrentar, sobretodo, porque tres de cada cuatro inspectores se dedican, exclusivamente, a supervisar a los trabajadores autónomos.

Nadie quiere tener problemas con Hacienda, por eso, debes saber cómo responder en caso que la Administración llame a tu puerta. Aunque pueda parecerte uno de las peores situaciones en las que te puedes encontrar, el truco es mantener la calma y adelantarse a los acontecimientos. Por eso, te contamos todo sobre las inspecciones para que cuando llegue el momento estés preparado y sepas cómo actuar.

Motivos para una inspección de Hacienda

Hacienda no perdona; ni los retrasos, ni los olvidos, ni siquiera los pequeños errores, por eso, una inspección puede llegar aun cuando no se haya hecho nada para merecerla. Veamos los motivos más frecuentes para recibir una inspección:

  • Devolución del IVA: Hacienda suele reclamar pagos con mucha facilidad, pero cuando tiene que devolver dinero, la cosa cambia. Si la declaración de IVA te sale a devolver, las posibilidades de inspección aumentan.
  • Pedir el NIF intracomunitario: Aunque son muchos los autónomos que solicitan este documento para poder operar con clientes de la Unión Europea, es posible que antes de aprobar este trámite, Hacienda quiera comprobar la necesidad real del autónomo y realice una inspección para verificarlo.
  • Demasiados gastos: Aunque es una situación común durante el primer año de vida de una empresa, si la situación se alarga en el tiempo, Hacienda te llamará la atención. No ocultes beneficios, ni falsees gastos porque la Administración te penalizará en cuanto pueda.
  • Descuadres entre modelos trimestrales y anuales: Recuerda que los modelos anuales son un resumen de los trimestrales, por lo que la suma de éstos últimos tiene que ser igual que el importe total de los modelos anuales. Si esto no es así, es posible que te llamen la atención.

Aunque estos suelen ser los casos más comunes es posible que recibas una inspección de Hacienda aleatoria, así que aunque no te encuentres en ninguno de estas situaciones, conviene que sepas qué debes hacer.

Cómo es una inspección de Hacienda

Muy probablemente te imagines una inspección de Hacienda como la visita de un hombre vestido de negro, maletín en mano y con cara de pocos amigos, sin embargo debes saber que esta imagen no se corresponde demasiado con la realidad.  Existen dos maneras de recibir una inspección de Hacienda: a través de una notificación donde te informan de que debes asistir a una de las oficinas de la Agencia Tributaria  o, directamente, mediante la visita de un inspector en casa/lugar de trabajo del autónomo. Veamos el procedimiento en las dos situaciones:


Qué hacer ante una inspeccion de Hacienda

Notificación

En caso que tengas que visitar a Hacienda para una inspección, se te avisará mediante una notificación por correo que llegará a tu domicilio fiscal. En este documento se informa de todos los datos: la fecha de la inspección, el motivo, la documentación que se tiene que aportar, los ejercicios fiscales afectados…

No ignores la carta y preséntate tal y como te indican, si no puedes recibir una multa.

Visita de un inspector

También puede ser que un inspector se presente en tu casa pero, recuerda, que todo tiene que seguir un protocolo muy claro. No olvides que:

  • El inspector debe tener una orden judicial o autorización del contribuyente, en este caso tu mismo, para acceder a tu domicilio fiscal.
  • Solo se deben presentar los documentos implicados en la inspección.
  • Como contribuyente puedes negarte a la inspección, pero si el funcionario tiene los permisos correspondientes, recibirás una multa a cambio.

¿Qué hacer ante una inspección de Hacienda si eres autónomo?

Recuerda que tanto si te visitan en casa como si tienes que acudir a las oficinas de la Agencia Tributaria, tienes unos derechos como contribuyente que no se pueden vulnerar. Responde exclusivamente a lo que te pidan y, si hay algo con lo que dudas, pide que te enseñen la documentación correspondiente. Si se comete alguna irregularidad durante la inspección, puedes denunciar el  procedimiento para anularla..

Ahora que ya conoces todo el proceso, recuerda que si has hecho las cosas bien no tienes por qué tener ningún problema. Solo debes seguir atentamente las instrucciones de la Agencia Tributaria, conocer tus derechos y mantener al día todas tus obligaciones y trámites para evitar cometer errores. Una solución muy práctica para tenerlo todo bajo control es tener un software de facturación como Quipu que te permitirá tener en orden todos tus gastos e ingresos, así como al día tus impuestos y modelos tributarios. De esta manera, si recibes una inspección podrás responder con rapidez y sin dudar de tus cuentas.