La obligación de cotizar por el salario en especie

Salario en especieEl salario en especie es toda aquella retribución que el trabajador recibe en bienes, productos o servicios. Se trata de una fórmula de remuneración muy ventajosa para las empresas, ya que suponía importantes exenciones fiscales para ellas. En algunos salarios en España, el porcentaje de remuneración en especie ha alcanzado el 40% del total.

A partir de ahora, el Gobierno obliga a las empresas a cotizar por estas retribuciones. No obstante, el Ejecutivo ampliará en dos meses, del 31 de marzo al 31 de mayo, el plazo para que las empresas se pongan al día con el pago a la Seguridad Social por la parte del salario en especie que pagan a sus trabajadores.

A qué afecta la cotización por el salario en especie

  • Cheques restaurante: Con la nueva normativa aprobada por el Gobierno, los cheques restaurante, por ejemplo, cotizan a la Seguridad Social.
  • Ayudas a la guardería: A partir de ahora también cotizarán, al igual que otro tipo de ayudas escolares para Primaria, Secundaria o Bachillerato.
  • Pluses de transporte: Hasta ahora sólo cotizaban por el exceso sobre el 20% del Iprem (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples), ahora cotizarán por la totalidad del importe. Las dietas, sin embargo, están exentas hasta un límite que depende del lugar de desplazamiento.
  • Planes de pensiones: y mejoras de las prestaciones de la Seguridad Social distintas de la Incapacidad Temporal. Hasta el 21 de diciembre estaban exentas.
  • Bienes destinados a servicios sociales y culturales del trabajador.
  • Seguros de los empleados: de responsabilidad civil o seguros médicos, incluidos cónyuge y descendientes.
  • Mejoras de las prestaciones de Seguridad Social: a excepción de las relacionadas con la incapacidad temporal.
  • Acciones o participaciones en la empresa: entrega gratuita o a precio inferior para los trabajadores de la empresa. Hasta ahora sólo computaba el exceso de 12.000 euros anuales.

Consecuencias de la cotización por el salario en especie

Para las empresas: según la Cepyme, la nueva norma podría costar unos 2.500 millones de euros a los empresarios. Aseguran que la nueva norma puede poner en riesgo nuevas contrataciones.


Para los trabajadores: los expertos prevén que la nómina de los empleados se verá reducida. El nivel de las consecuencias depende del porcentaje de nómina que el trabajador reciba en especie.

Fuente: Expansión y RTVE.