Gastos que se puede deducir un autónomo en la declaración de Hacienda (I)

Todos los autónomos (salvo una exención concreta) están obligados a presentar la declaración de la renta a Hacienda. Por ello es importante saber qué gastos se puede deducir un autónomo a la hora de hacer la declaración con el objetivo de reducir el importe que se debe abonar a la Agencia Tributaria en concepto de IRPF.

. Muchos de ellos tendrán que cumplir con la Agencia Tributaria durante los próximos días, por eso os presentamos a continuación los gastos que pueden deducir un autónomo en la declaración de Hacienda.Gastos que un autónomo se puede desgravar en la declaración de la renta


Este colectivo de trabajadores tiene que afrontar una serie de obligaciones tributarias, además de pagos mensuales y trimestrales.

La deducción de algunos de estos conceptos resulta importante, ya que de ella depende lo que se abonará a Hacienda por el IRPF. Hay una serie de requisitos para poder desgravar a Hacienda los gastos de los autónomos, y que son los siguientes:

  • Deben de estar relacionados con la actividad económica que lleva a cabo el trabajador por cuenta propia.
  • Se deben de justificar con los recibos o facturas. Los asesores recomiendan que se soliciten todos los tickets vinculados con la actividad.
  • Deben de estar registrados en la contabilidad de la compañía o en los libros que deben de recoger las actividades económicas de los contribuyentes.

Principales gastos desgravables en la declaración de la renta

Entre los gastos más comunes que se pueden considerar como desgravables hay una lista muy amplia que te detallamos a continuación:

  • La compra de bienes corrientes que utiliza el autónomo para el ejercicio de tu trabajo. Entre esto se incluyen los combustibles, material y mobiliario de oficina, materias primas, etc.
  • Los pagos que se realicen a los empleados en concepto de salarios, dietas, retribuciones en especia y pagas extraordinarias.
  • Otros gastos de personas, que hacen referencia a seguros de accidentes, planes de pensiones e indeminizaciones por rescisión de relaciones labores, entre otras cosas.
  • Gastos de mantenimiento de los bienes materiales.
  • La contratación de los servicios de profesionales independientes, como pueden ser economistas, auditores, abogados o notarios.
  • Otros servicios exteriores como son aquellos que se contratan a terceras personas, propaganda, publicidad y los gastos de suministro de agua, luz, teléfono y electricidad.

 Otros gastos desgravables en la declaración de la renta

  • Local u oficina utilizado para su actividad. Se pueden desgravar todos los gastos que estén vinculados con la actividad del negocio, entre ellos el alquiler, mantenimientos, internet, teléfono, seguros o los gastos asociados a la hipoteca. En el caso de que se compre un local para trabajar se podría amortizar la inversión realizada. En el caso de que traslademos la empresa a una nueva oficina o comencemos una actividad en un local, hay que ponerlo en conocimiento de Hacienda rellenando el modelo 036 o 037.
  • Es posible que mucha gente que trabaja en casa no sepa que debe de indicar a Hacienda el porcentaje de la vivienda que destina para la oficina. Por lo general suele ser entre un 15 y un 50% del inmueble. Los gastos asociados a la casa pueden deducirse en ese mismo porcentaje.
  • Vehículo y gastos asociados. En este sentido hay que decir que a efectos del IRPF solo se reconocen de manera íntegra como gastos los de los trabajadores por cuenta propia que se dedican al transporte de viajeros, mercancías o actividades comerciales, entre las que se encuentran mensajeros o taxistas.
  • El autónomo puede desgravar los desplazamientos en transporte público, ya sea en tren, taxi o avión, además de los gastos en manutención y estancias en hoteles. Hay que acreditarlo de alguna manera para que den el visto bueno.