Nuestro autónomo ya habrá oído eso que la nuestra es una sociedad que no para. Si tuviéramos que celebrar un concurso para decidir el cartel que mejor resume nuestro estilo de vida, probablemente ganaría aquel que cuelga en las cafeterías de medio mundo: “Coffee to go” (Café para llevar).

Y es que tanto el café como el ir continuamente para allí y para allá representan mejor que nada nuestra civilización.

Con la facturación pasa algo parecido: a muchos nos viene a la cabeza– confusamente – la imagen del plumilla de turno tecleando en el ordenador de su oficina, de 9 a mil de la tarde.

Pero cuando hablamos de facturación y autónomos, en muchos casos – tal vez, la mayoría – podríamos parafrasear ese cartel definitorio de nuestra civilización: “Invoice to go” (factura para llevar).

Es algo que observamos diariamente cuando algunos usuarios o potenciales clientes nos llaman para informarse: “¿Y tenéis app para iOS o Android?”.

facturacion en tablet o movil autonomos

“Facturación para llevar”, en tu móvil o tableta

El desarrollo tecnológico nos ha traído en los últimos años dos portentos de los que ya no nos podemos desprender: el teléfono móvil inteligente (smartphone) y la tableta.

Estos dos artilugios para un autónomo pueden resultar vitales, como si se tratasen de extensiones naturales de sus brazos, cerebro y piernas. Porque:

  • ya no te vas a poner a escribir en esa libretita cutre como un sombrero mexicano;
  • porque tu cerebro piensa más rápido y de forma más eficiente;
  • porque no hace falta que te tengas que desplazar a ningún lado.

Un mayor control de tu negocio

No hay nada más desasosegante que ir a los sitios pensando que algo imprescindible te falta. Si eres autónomo sabes de lo que hablamos: imagina acudir a tal cita u ofrecer tal servicio y que hayas olvidado la dirección del cliente, el block de facturas (todavía los habrá) o el ordenador portátil.

Pues bien, con las nuevas apps móviles de los sistemas de facturación puedes llevar todo eso y más en tu teléfono móvil (o tableta, que es más ligera que el portátil).

Tienes las cuentas de tu negocio, ingresos, gastos, listas de clientes y proveedores, productos, etc., al abasto de pocos clics, en el lapso de tiempo que va entre la yema de tus dedos a la pantalla de tu smartphone o tableta. Y no entre Córdoba y Maipú, como decía aquella canción de Sabina.

El tener toda esta información tan a mano no sólo significa un mayor control de tu negocio. También lo es el hecho de que puedes facturar desde esas mismas apps, por lo que no sería precipitado hablar de control total. Veamos:

  • Que tienes que emitir una factura en el mismo instante de ofrecer el servicio, pues con la app ahí la tiene tu cliente;
  • Que quieres guardar un gasto después de tal comida de negocios o del recibo de la gasolinera: fotito del documento, y ahí se queda, bien guardadito en tu cartera de gastos;
  • Que tienes que consultar tal información de un cliente o introducir los datos de un cliente nuevo: a mover los dedos y a deslizarlos por la pantalla de tú móvil o tableta.

Y así podríamos seguir enumerando ventajas hasta cansarnos. Pero no nos vamos a cansar; al menos de recordarte de la importancia de tener tu programa de facturación con app móvil.

Y no sólo por las ventajas que tiene para una gestión eficaz de tu negocio, sino también para una gestión más provechosa y satisfactoria de tu vida personal: ahorras tiempo y tu familia te lo agradecerá.

  • ¿Quieres patrocinar Ser Autónomo? Infórmate aquí