¿Qué les falta a los emprendedores españoles para triunfar?

Si por algo destacan los emprendedores españoles es por su talento. Sin embargo, aún tienen una serie de asignaturas pendientes para poder triunfar. Los participantes en la última jornada del encuentro IN3, organizado por la asociación Chamberí Valley y la Embajada de Estados Unidos en España, coinciden en que les falta vocación internacional y conocimiento de idiomas extranjeros. Que_les_falta_a_los_emprendedores_españoles_para_triunfar

La directora de Desarrollo de Negocio y Alianzas con Latinoamérica de Facebook, Laura González-Estéfani, participó en una mesa redonda en donde explicó que los españoles “somos pioneros en muchas cosas. Somos creativos y tenemos talento”, pero el problema reside a la hora de dar el salto a otros países. En muchas ocasiones no existe la posibilidad de comunicarse debido a que no se habla inglés.

Por su parte, el fundador de la compañía de aplicaciones Ludei, Eneko Knorr, piensa que en los últimos tiempos ha mejorado de manera importante la inversión en compañías emergentes. De hecho cree que existe más posibilidades de sacar adelante tu negocio en España en comparación con Silicon Valley, en donde existe mucha competencia.

La última ponencia de este evento contó con la presencia del creador de Jazztel y Fon, Martin Varsavsky, y la encargada de Uber en Reino Unido, Jo Bertram, donde se abordaron las trabas con las legislaciones locales. El primero recuerda que sus dos compañías empezaron siendo ilegales, por lo que tuvo que esforzarse mucho para convencer a las distintas administraciones sobre los beneficios que tenían sus proyectos. Señala que en realidad, la legalidad de una propuesta depende sobre todo del servicio que se le preste a la gente.

Uber cuenta con muchos enemigos en todo el mundo. Este servicio de compartir vehículo se ha encontrado con la negativa del sector del taxi, que lo considera una competidor desleal. Bertram se defiende que en algunas ciudades como San Francisco el papel de Uber ha permitido aumentar el volumen de negocio global de los taxistas y en Londres se ha propuesto a este colectivo usar la aplicación.